La Asamblea tuvo esta oportunidad histórica, pero pudo más la presión de grupos conservadores y no la realidad sanitaria y mortal de los abortos en la clandestinidad. La despenalización del aborto por violación es un mínimo ético y de justicia requerido luego de que una niña, adolescente o mujer sufre una acto de tremenda violencia.

Leer propuesta completa