En el Ecuador al 2018 la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza el 17,9%, según un informe de mayo de 2020 del Consejo Nacional para la Igualdad de Género.

 

La brecha salarial se da cuando las mujeres ganan menos que los hombres por hacer el mismo trabajo o por uno de igual valor. Un sociedad machista y patriarcal tiende a la no valoración del trabajo de las mujeres; a esto se suma la discriminación que viven al evitar ser contratadas en edad fértil, al ser consideradas como un gasto por permisos de maternidad, reemplazos y horario de lactancia; y la desigual distribución del trabajo de cuidado y del hogar, que las hace trabajar un promedio de 20 horas a la semana más que los hombres en estas tareas sin remuneración económica.

 

Eliminar esa brecha salarial es un paso fundamental para lograr la igualdad de género. Por eso, propondremos la Ley de Igualdad Salarial que, entre otras políticas, promoverá incentivos tributarios para aquellas empresas que fomenten la igualdad integral de género en sus espacios y garanticen la igualdad salarial en sus cargos.